ver Teléfono PRUEBA COVID-19
28 setiembre
Dra. María Noel Zubillaga

Semana del corazón

Semana para pensar, inspirar, concientizar, educar.

Oportunidad donde LAC suma y se suma.

El corazón es el órgano principal, central del sistema cardiovascular.

Las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la principal causa de enfermedad y muerte prematura de los uruguayos.

Estas enfermedades, junto con la diabetes, el cáncer y las enfermedades respiratorias crónicas, son las principales que generan e integran el grupo de Enfermedades No Transmisibles (ENT).

Desde LAC, con el equipo de científicos que forman nuestro laboratorio, podemos contribuir a preservar y promocionar la salud, orientados sobre todo a PREVENIR a nivel individual y poblacional, brindando la información médica que generamos en forma permanente, al estudiar las muestras biológicas, por ejemplo la sangre.

Sumado a los cambios conductuales de las personas para adoptar un estilo de vida saludable, es necesario conocer y medir en muestras de sangre, sustancias que nos ayuden a prevenir, modificar y mejorar la salud.

Los estudios de laboratorio permiten CONOCER para poder ACTUAR.

Hay condiciones que aumentan la posibilidad de presentar estas enfermedades no transmisibles llamadas “factores de riesgo”.

LAC participa directamente del cuidado, con el involucramiento de todos, a través de la medición de variables biológicas que son los “factores de riesgo biológicos o metabólicos”.

Identificarlos oportunamente, como por ejemplo: medir la glucosa, valorar la concentración y calidad de los lípidos en la sangre entre otros estudios, es fundamental para que el médico tome acciones para bajar el riesgo de presentación de la enfermedad isquémica del corazón y del accidente cerebrovascular, que son las principales causas de discapacidad y muerte prematura.

Algunas de las pruebas estratégicas que permiten evaluar los factores de riesgo son:

GLUCOSA en sangre

LÍPIDOS en sangre

HEMOGLOBINA GLICOSILADA (HbA1c)

Estas pruebas, como primeros estudios junto con la toma de presión arterial y un correcto interrogatorio y examen físico del paciente contribuyen a la prevención.